¿Cómo comunica el gobierno de Luis Abinader?

Autor

Indhira Suero
Periodista cultural, columnista, locutora, analista de prensa y docente universitaria. Becaria Fulbright, con investigaciones sobre medios afroamericanos y nuevas tecnologías. También se desempeña como embajadora de SembraMedia en República Dominicana.

Resumen:

  • La planificación y la organización son cruciales para cualquier estrategia comunicativa. 
  • Expertos recomiendan dosificar las apariciones y declaraciones del primer mandatario para evitar un desgaste de su imagen.
  • El DICOM tiene un trecho de mejora con respecto a la interacción con los medios y con la ciudadanía.

 

Categoría: Gobierno

Tema: Comunicación gubernamental y COVID-19

 

Uno de los aspectos más polémicos sobre el gobierno de Luis Abinader lo constituye el cómo transmite sus mensajes. Desde su ascenso al poder, tanto el primer mandatario como la Dirección General de Comunicación de la Presidencia (DICOM), y su directora, Milagros Germán, recibieron diversas críticas de parte de varios sectores debido al manejo de la comunicación.

Podría decirse que la estrategia del Gobierno consiste en presentar un presidente más cercano a la gente. Por ejemplo, en agosto de 2020, Germán aseguraba que la comunicación de la gestión de Luis Abinader sería real y respondería a los fundamentos que se propuso en campaña. Tras esa fecha, el jefe de Estado sostuvo encuentros con directores de medios, líderes de opinión e influencers en “un permanente esfuerzo de contactos con distintos grupos de la sociedad dominicana”.

Presidente Abinader se reúne con Sociedad Dominicana de Diarios. Foto: José Luís Torres

 

Por otro lado, la vicepresidenta Raquel Peña enfoca su trabajo a coordinar el Gabinete de Salud. En cuanto a comunicación, se le tiene como la persona referente al momento de anunciar disposiciones relacionadas con el manejo de la enfermedad en República Dominicana. Por ejemplo, desautorizó a cualquier funcionario que no pertenezca a esa entidad “a ofrecer informaciones respecto a la situación del COVID-19 a nivel local”. En otras ocasiones, pidió a la población recibir “las medidas con responsabilidad, conciencia y propósito de unidad”.

A mejorar

 

Para Felipe Vallejos, consultor en comunicación estratégica, la sorpresa marcó a este Gobierno. 

“En tiempos normales hubiesen tenido un mayor margen de tiempo para acostumbrarse”, indica Vallejos. “En las intenciones de hacer las cosas bien y en la premura de responder rápido a la hora de informar se suelen cometer estas metidas de pata”.

El comunicador destaca la estrategia de los diálogos ciudadanos, que aunque pudiera parecer un tanto estructurada, permite a la gente asumir un nivel de liderazgo diferente. Aun así, Vallejos resalta la necesidad de que eso se manifieste en la gestión de comunicación del gobierno en general porque muchas veces llaman a ruedas de prensa cuando, en realidad, son declaraciones públicas del gobierno. “No puedes [convocar] a una rueda de prensa y al final decir que no aceptas preguntas”. 

También, advierte que aunque la diversidad de formatos ha sido interesante, con el correr de los meses el que el presidente tenga que absorber gran parte de los golpes mediáticos puede desgastarlo. Aconseja dosificar sus apariciones públicas y evitar la sobreexposición.

Sobre las críticas a la portavoz de la Presidencia y a su gestión, considera que aunque sí puede haber un “ataque”, más allá de adversarios externos o internos, los comentarios también se basan en las metidas de pata de la funcionaria. “Viene del entretenimiento”, refiere Vallejos. “Es una comunicadora muy experimentada, pero la experiencia política no es su base. El DICOM ha recibido ataques injustificados, pero también tiene un trecho de mejora con respecto a la interacción con los medios y con la ciudadanía”. 

Milagros Germán, Vocera Oficial de la Presidencia, ofrece Declaraciones en Puertas Abiertas. Foto: José Luís Torres

 

Para Melvin Peña consultor en comunicación política el caos, la improvisación, la falta de claridad y de cuidado caracterizan el manejo de la comunicación gubernamental de la presente administración. 

Algunos de sus ejemplos: convocar ruedas de prensa, pero cancelarlas unas horas antes de su realización. Invitar a los periodistas, pero impedirles hacer preguntas o no remitirles las informaciones a tiempo. Redactar decretos ininteligibles y hasta mal fechados, o con faltas de ortografía. 

Un problema aún más serio, según el experto, es que se mantenga una narrativa de campaña cuando corresponde una narrativa gubernamental. “El presidente continúa hablándole al país como si estuviera en campaña, promoviendo un optimismo infundado”, asegura Peña. 

Otra de sus críticas es la realización de grandes producciones de televisión protagonizadas por  Abinader que, en algunos casos, no se corresponden con un país en crisis. “La genuina naturalidad le vendría bien a este Gobierno”. 

La pandemia

 

El 28 de diciembre de 2020, la portavoz de la Presidencia, Milagros Germán, pidió a los medios de comunicación ofrecer “sólo información oficial sobre el COVID-19” para evitar desinformar a la población, aunque luego el mandatario Abinader aclaró que “el mensaje que dijo la vocera del Gobierno fue refiriéndose a los comunicadores oficiales, nunca a la prensa”.

Para Melvin Peña, la mayoría de problemas de comunicación gubernamental con respecto a la pandemia se relacionan más a la planificación y gestión. Por ejemplo, los cambios en el toque de queda se comunican de forma confusa. Tampoco se  anuncian con la anticipación necesaria para que los negocios, las familias e individuos se puedan ajustar y no sufran grandes lesiones económicas. 

“Por esa ineficacia en la planificación y la gestión ha sido necesario que el Gobierno recule tanto en tan poco tiempo. No porque sea un Gobierno que escuche, como se ha alegado desde el ámbito oficial”, advierte Peña. 

La coordinadora del Gabinete de Salud, Raquel Peña, anunció un nuevo horario de toque de queda para todo el territorio nacional. Foto: José Luís Torres

 

Sobre la comunicación relacionada a la pandemia, Felipe Vallejos cree que tiene aspectos importantes de mejora. Para él, fue inteligente separar roles: que el presidente y otros ministros se encarguen de la parte económica y la vice encabece el Gabinete de Salud. Sin embargo, cree que hay algunas fallas al comunicar las medidas para disminuir el incremento de contagios. 

Liberan información antes de que el decreto se emita. A veces se demora hasta un día en salir y luego dice una cosa diferente a lo que salió previamente. Otras veces sale un diseño gráfico cuyos detalles no tienen relación con lo que se dijo en la rueda de prensa y mucho menos con lo que salió en el decreto. 

“Tienen una sola oportunidad de informar bien y dejar claro a la opinión pública lo que quiere comunicar. La desesperación no es buena consejera”, refiere el analista.

 

El cambio

 

Sin lugar a dudas, no existen fórmulas mágicas para la gestión de la comunicación gubernamental en medio de una pandemia. Esto es lo que piensa la docente colombiana Ingrid Guzmán, quien asegura que la situación es bastante compleja, en especial en entornos con altos niveles de polarización como los que tenemos en las democracias modernas. Estas se ven muy impactadas por lo que se conoce como política mediatizada, en donde los diversos poderes se mueven a través de titulares, Tweets o Hashtags cada vez más efímeros y desiguales. 

“Lo más importante para cualquier Gobierno ante una crisis como la actual es mantener un discurso verosímil tanto al interior de su estructura gubernamental como de cara a la comunicación que emita a los ciudadanos», destaca Guzmán. “Construir una estructura narrativa coherente, sólida y sobre todo prudente podría evitar consecuencias negativas”. 

La experta también recomienda mantener activos diversos canales de comunicación con la ciudadanía. La interacción es un punto clave según ella: es vital la apertura de diversas rutas de interacción con los electores y desde luego con los opositores, indecisos y futuros votantes. 

Esto debido a que la obtención del poder no sólo debe servir para cumplir con un programa de mandato y para impulsar el modelo de país que se propone. También para convencer al mercado electoral en general de que el otro contrincante no lo hubiese podido hacerlo mejor. 

“En este punto la proyección de la imagen del Gobierno debe ser una prioridad, así como la delicada construcción de los mensajes internos y externos. Pero sobre todo se debe hacer un gran esfuerzo en la transmisión de su agenda, a las diversas agendas que influyen en la construcción de la opinión pública”, indica Guzmán. 

 

Para Melvin Peña la comunicación gubernamental es muy importante para el éxito de un mandato como para dejarla en manos inexpertas. A su juicio, el Estado necesita definir una narrativa clara

“Ha mostrado ser muy dado a la farándula y muy generoso con las figuras populares. Le vendría bien incorporar a esas figuras, que son verdaderas influenciadoras de las masas, para convencer a su público de que respeten las normas del estado de excepción e incorporen los comportamientos que ralentizan el avance de la pandemia”, aconseja. 

Considera que una iniciativa prometedora podría ser enrolar a los líderes de base en el trabajo de persuasión de sus comunidades para que usen las mascarillas siempre, mantengan la distancia social y respeten las normas del toque de queda. 

También Mario Lozano, comunicador colombiano, considera que una buena administración en todos los procesos comunicativos, parte de llevar a cabo una comunicación que involucre a todos los actores comprometidos con el problema de la pandemia. Indica que el manejo exclusivo de los propios Gobiernos genera una información muy cerrada, que no alcanza a revelar el verdadero problema del COVID-19, en varios países afectados. 

Según Lozano, entre los errores más comunes destacan: solo presentar cifras de contagiados o fallecidos, sin priorizar en mostrar campañas de prevención. También recomienda establecer grupos de apoyo desde la intervención pública y permitir la participación de todas las organizaciones comprometidas con la pandemia.

“Hay que priorizar los mensajes explícitos de fácil traducción para cualquier tipo de público”, aconseja el experto. Por igual, destaca la importancia de promover los mensajes preventivos sobre el COVID-19 y otras futuras enfermedades.

 

 

 

Otras publicaciones

¿Estamos construyendo en todo el país 35 mil viviendas?

Resumen: Se entregó el 20% del anticipo correspondiente a 28 proveedores para trabajar en el Plan Dominicana se Reconstruye. Se estima que en el 2016 había 111,977 casas con piso de tierra y 107,161 con techo y paredes deterioradas. Un cambio de piso de tierra por...

Trabajo doméstico, ¿la Cenicienta del Estado dominicano?

Resumen: Las condiciones precarias de quienes se dedican al trabajo del hogar en República Dominicana aumentaron con la pandemia. Entre junio 2019 y junio 2020, 85.461 empleados domésticos perdieron sus trabajos. Un 81.5% de esos, mujeres. Todavía se espera que se...

Prioridades del gobierno de Luis Abinader en salud, género y vivienda

Resumen: La lucha contra el Covid-19 representa uno de los principales focos de atención de la actual gestión, aunque también se ha enfocado en la continuación de las clases escolares y en la reactivación del turismo. En cuanto a desigualdades de género se presentó el...